21 mar. 2014

El cuento histórico de una marca parisina nacido en San Petersburg

Os habíais imaginado poder degustar el té preferido de los zares rusos? 

La casa Kusmi Tea, que nació en Rusia y luego floreció en Francia, es la unión perfecta entre lo gourmet y las tradiciones culturales de los dos países. Es mundialmente reconocida por la calidad de sus mezclas y sus inconfundibles envases metálicos de estilo barroco o en cajas con bolsitas individuales de muselina. 

En 1867, Pavel Michailovitch Kousmichoff, con 14 años, dejó su hogar para ir a trabajar a San Petersburgo, allí encontró trabajo para un mercader de té, aprendiendo los secretos de las mezclas y rápidamente se convirtió en un experto. Se casó y su jefe le dio una pequeña tienda como regalo de bodas, esto marcó el comienzo de la casa de té PM Kousmichoff.

Alexandra y Pavel tuvieron seis hijos, entre ellos su hijo Viatcheslav (nacido en 1878) y su hija Elisabeth (nacida en 1880) para los que se creó una mezcla especial que pronto se convirtió en el té de los zares "Bouquet of Flowers" (Ramo de Flores). Y así es como nació y se fundó la firma de té Kousmichoff en San Petersburgo, rápidamente se convirtió en una de las casas de té más importantes de Rusia con 11 boutiques e incluso suministraba a la corte de los zares. 

En 1907, Pavel envió a su hijo mayor Viatcheslav para abrir una sucursal en Londres, que era por aquel entonces la capital mundial del comercio de té, donde creó las mezclas Victoria Windsor que todavía están disponibles hoy. Huyendo de la revolución rusa, en 1917, la casa de té se trasladó a París, cerca del Arco del Triunfo abriendo una nueva tienda, y acortando el nombre originario fundando entonces Kusmi Tea. Allí se crearon una multitud de tés aromáticos, siendo el más famoso el de Anastasia, creado en memoria de la gran duquesa Anastasia (la hija más joven del zar Nicolás) que sobrevivió a la masacre que envolvió a su familia. Los talleres originales de Avenida Niel se han mantenido exactamente con su misma decoración de la época.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, Kusmi Tea extendió su alcance a los más prestigiosos destinos, de Londres a Zagreb, Berlín, Moscú y Nueva York. Después de la guerra, los negocios se redujeron poco a poco. La casa de té fue vendido en 1972 al borde de la quiebra y en condiciones lamentables. 

La familia Orebi fue la que asumió Kusmi Tea en 2003. Presentes en el mercado del té desde 1935, descienden de una larga línea de los compradores de materias primas y fueron capaces de dar nueva vida a la casa de té, manteniendo vivo su espíritu. Asumiendo el reto de continuar las tradiciones y desarrollar una reputación internacional de la marca Kusmi Tea.

Hoy en día Kusmi Tea House se ha convertido en un elemento básico en la tradición del té francesa como una de las mejores y más reconocidas casas de té. Su fondo de Rusia le da un algo especial que hace que sea totalmente único, Kusmi Tea ofrece cinco tipos diferentes de té: mezclas exclusivas, mezclas clásicas, los tés negros clásicos y aromatizados, los tés verdes naturales o aromatizados, así como la línea de bienestar.

Si no habéis tenido el placer de probarlos os estáis perdiendo un verdadero “caprice de dieux".


* En su web está el listado completo de puntos de venta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario