21 jul. 2014

Starbucks, mucho más que un café

Seguro que con este calor os apetece una bebida helada de aspecto cremoso, refrescante y estimulante... Qué tal un frapuccino?

“Starbucks Coffee Tea and Spices Company" fue fundada en Seattle, Washington, en el año 1971 por tres amigos que se conocieron en la Universidad de San Francisco. La idea surgió cuando emprendieron un viaje a Europa y presenciaron la alta calidad que manejaban en el café.



Comenzaron abriendo una tienda ubicada en Pike Place Market, un mercado público, y llegaron a contar hasta con seis locales. La tienda comenzó vendiendo granos de café tostados de la más alta calidad y algunas especias, pero para llevar, puesto que no expendían bebidas. Uno de sus propósitos era compartir la experiencia del mejor café con los clientes y que experimentaran un café estilo europeo. La tienda fue bien recibida en el mercado desde los primeros días, tanto que logro llamar la atención de Howard Schultz, un experimentado vendedor de una empresa proveedora de la tienda de Pike Place. Howard termino involucrándose con la tienda sabiendo que esta tenía potencial a algo mucho más grande. Y así en 1982 entró a trabajar con el cargo de Director de Operaciones de Venta y Marketing. Entre sus aportaciones está el haber convencido a la compañía de empezar a servir bebidas.


En ese mismo año Schultz, a través de un viaje que realizó a Milán, visitó una elegante y fina cafetería clásica italiana, conociendo la cultura del Espresso y quedó enamorado por la atención que recibió y por el ambiente que se respiraba en aquellos lugares conocidos como "Espresso Bars”. De vuelta de su viaje propone imitar el modelo que vio en Italia para Starbucks, pero sus jefes no quisieron,y terminó desanimándose por cómo iba la compañía. Por esta razón Schultz tiempo después decide abandonar Starbucks y fundar su propia cafetería, denominada Il Giornale, basada en el modelo importado desde Milán. Años después, en 1987, y cargado de éxito, el comité de Starbucks vendió la compañía a Howard Schultz quien combinó ambas empresas, y también opto por cambiar el nombre de Il Giornale a Starbucks. El nombre viene de un personaje inspirado por la novela Moby Dick, y que evocaba el romanticismo de alta mar y la tradición marítima de los primeros comerciantes de café.


Pero no sólo solo fue el nombre el que cambió sino también el logo, el primer logo conocido de Starbucks (1971-1987) es la imagen de una sirena con dos colas inspirada en una ilustración de un libro noruego del siglo XV. En 1987, y una vez adquirida la compañía, le dio al logo un toque más estilizado y el color verde que hoy relacionamos con la marca, en 1992 se le dio el último retoque al logotipo, quedando mucho más esquemático, ocultando parcialmente las “colas” de la sirena y sus pechos cubiertos por el cabello, siendo su ombligo todavía visible. Desde entonces, el logo no muestra ni los pechos ni el ombligo, y las colas aparecen sin que se puedan apreciar como parte del cuerpo.



Ocurre que en el año 2007, Schultz comienza a denotar que Starbucks había comenzado a fallarse a sí misma, que estaba perdiendo su identidad original y su razón de ser. Lo percibió acudiendo personalmente a varias cafeterías alrededor del mundo, donde encontraba que se estaba cayendo en la ignorancia de los detalles, y que el ambiente grato para disfrutar de una bebida se había extraviado. Todo esto sumado a que entre el 2006 y el 2007 se habían logrado resultados mediocres, puso a la compañía en jaque. Fue en ese instante donde Schultz volvió a tomar las riendas del negocio como director general, las cuales había dejado en manos de terceros pasando a ser presidente.


Para Schultz, Starbucks tiene como razón de ser “el ser los abastecedores de café de mayor calidad en el mundo”. El ejecutivo llegó a denominar a Starbucks como el tercer lugar más importante para conectar con otras personas o con uno mismo; primero el hogar, segundo el lugar de trabajo y luego Starbucks. A partir de 2008 crearon medidas de aseguramiento de calidad que terminaron por transformarse en estandarte, como por ejemplo, “Ningún café estaría más de media hora sin ser servido”. También generaron cambios en sus tecnologías, como las máquinas que utilizaban para preparar el café y que molían de manera individual los granos de cada taza.

Starbucks salió fortalecida de la crisis. No sólo en el ámbito económico, sino en cuanto al reencuentro que tuvieron con sus principios. Quién no ha probado alguna vez uno de sus deliciosos cafés? Si no lo habéis hecho os lo recomiendo!!

9 jul. 2014

Los Gummibärchen, una dulce tradición desde hace más de 80 años

“Haribo hace felices a los niños y a los mayores” bajo este lema nacen los ositos de goma más famosos de Alemania y Europa. Verdes, rojos, naranjas, amarillos o blancos. No importa el color!!!

La famosa marca de golosinas haribo nació en 1920, y su creador fue el señor Hans Riegel natural de Bonn (Alemania), De las dos primeras letras de su nombre, de su apellido, y de su lugar de procedencia, se acabó obteniendo el de la empresa de ahi las siglas HaRiBo.

Los ositos de oro nacen dos años después a raiz de la genial idea que tuvo Riegel, de convertir el famoso oso bailarín símbolo de Bonn, en caramelo de gelatina. pero nunca imaginó hasta qué punto trascendería su dulce atrevimiento. Estos ositos de goma están hechos a base de gelatina comestible, gelatina que era usada en los tiempos de los faraones egipcios. Los ositos también son conocidos como Los Gummibärchen, y mantienen una alta norma de calidad en sus productos. Y es que estos ositos no contienen colorantes artificiales sino solamente extractos de plantas y frutas, es por ello que los ositos azules no existen, ya que no es posible obtener este color de forma natural. Lo que si es cierto es que saben a jugo de frutas, y según los vas saboreando, se va liberando toda su esencia, se disuelven, se vuelven líquidos como si fueran pequeños bocaditos de néctar de frutas. Los sabores de los ositos son rojos de frambuesa, los amarillos de limón, los verdes de fresa, los naranjas de naranja y los blancos de piña. El contenido en un bolsita de ositos es de 1/3 de ositos rojos y 1/6 de naranjas, verdes, amarillos, y blancos. Esto después de que un estudio arrojó que los ositos rojos son los mas cotizados y los blancos los menos.

Es difícil creer que estos dulces sean tan codiciados por los Alemanes, pero así es. Son en sí, parte de su cultura. Desde los muy pequeños hasta los más grandes los consumen. Hoy en día es un producto que se comercializa en todo el mundo, dado su indiscutible éxito entre los más pequeños. La fiera expresión del oso se reemplazó por una sonrisa en la remodelación que tuvo lugar en 2007.

A mi me encantan, y más desde que he leído que no contienen ni medio gramo de grasa, así que a pesar de que ya tengamos el verano aquí me voy a hacer con una de sus famosas bolsas doradas. Me acompañas?

Y que es lo que tienen de especial estos ositos de colores? Su sabor, su consistencia o su aspecto? Quizá todo. En la red podrás encontrar una serie de divertidas páginas donde encontrarás historias, cuentos, experimentos, poesía y todo sobre estos ositos. Inclusive una página en donde los Gummibärchen han sido fotografiados en diferentes partes del mundo, aqui te dejamos la dirección de algunos sitios para que lo veas tu mismo: